Roberto Martínez Guzmán
Vis a vis

Paso al top ventas: una charla criminal con Roberto Martínez Guzmán

Hoy Vis a vis recibe a un autor independiente cuya proyección ha sido meteórica. Al otro lado del cristal se sienta el responsable de La suerte de los idiotas, de largo la novela que más está arrasando en Amazon en los últimos meses. Es gallego y ama Galicia, tanto que la ha colocado en el mismísimo centro del mapa ambiental de la novela negra española.

Estimado Roberto, se me ocurre que podemos empezar con estas dos acepciones diferentes del término ‘fenómeno’: Cosa extraordinaria y sorprendente y Persona sobresaliente en su línea. Tío, te encaja cualquiera de las dos…

No creo que sea tanto, en cualquier caso, intento hacer las cosas lo mejor posible.

Es que estamos hablando de algo muy gordo, Roberto. Entre formato papel, ebooks, descargas en Prime y Kindle Unlimited, has vendido 50.000 copias de La suerte de los idiotas. Eso es una burrada. ¿No te da vértigo?

Bueno, a veces, das con la tecla que hace que un libro resulte atractivo para los lectores y creo que ese es el gran mérito de La suerte de los idiotas y lo que le ha hecho llegar a lectores que nunca antes me habían leído. Al fin y al cabo, hay que pensar que un lector, cuando elige un libro, no lo ha leído todavía y se guía por expectativas. Es una obviedad muy grande, pero a veces olvidamos que lo que hace vender un libro no es su contenido, sino las expectativas que crea entre portada, título y sinopsis.

La suerte de los idiotas

Desde luego la potente maquinaria de la plataforma de ventas del señor Bezos, en su segmento eBooks, se ha convertido en el mejor escaparate para escritores, con editorial o autoeditados. Y más en tu caso, porque Amazon es tu auténtico padrino, ¿no?

Amazon no es padrino de nadie, lo que sí hace es brindar la posibilidad de llegar a muchos lectores. Entre venta de ebooks, libros en papel y los programas de préstamo que ofrece a sus suscriptores realmente puedes llegar a miles de lectores con un solo clic. Lo difícil es convencerlos para que den ese clic en tu libro y no en otro.

Pues ahora no puedo evitar lanzar la pregunta del millón, Roberto. ¿Cuáles son los ingredientes del éxito?

Yo creo que vender libros o no, por un lado, es un poco lo que te he dicho antes. Saber captar el interés del lector en base a portada, título y sinopsis. Algo que parece fácil, pero que es complicadísimo. Y por el otro, conseguir que tus lectores, cuando acaben de leer un libro tuyo, quieran volver a leer otro. Creo que son las dos cosas fundamentales.

Después de contemplar al resto de los mortales (como yo) desde el cielo de las ventas, vamos a aterrizar en los libros, que al fin y al cabo son los protagonistas. Y lo hacemos de la mano de Lucas Acevedo, un rudo policía con las ideas claras y una frialdad apabullante. ¿Cómo creas al personaje que te ha encumbrado?

Pues en el caso de Lucas quería crear a un personaje radicalmente opuesto a Eva, la protagonista de la otra serie que tengo. Tanto en métodos, como en situación profesional, como en personalidad y que me diese la posibilidad de acercarme más a la novela negra clásica, puesto que la serie de Eva es más novela de intriga.

/ libros para Eva

Esto me lleva a la pregunta clásica: brújula o mapa. ¿Antes de empezar a escribir tienes en tu cabeza el guion definido? ¿La trama está perfectamente organizada cuando empiezas el primer capítulo o vas moldeando los acontecimientos?

Yo soy de mapa. Antes de empezar a escribir, tengo que tener claro el esquema de la novela, los personajes y el final. Pienso que toda la novela tiene que estar en función del final que hayas decidido.

Para mí, La suerte de los idiotas es tu novela más de género, más directa, y eso la hace tremendamente adictiva. Por no hablar de los giros que le das a la trama. Unos volantazos que ni Acevedo en su huida inicial…

Sí, porque toda novela negra tiene que tener giros. Es un recurso que capta la atención del lector.

Tu narrativa fluida y limpia, sin estridencias ni distracciones, le otorgan ese dinamismo que prácticamente te obliga a leerla en un par de sentadas. Después de leer tus novelas sobre Eva Santiago, noto que has crecido en la agilidad. Te centras en la trama criminal, sin paja alrededor.

No, depende un poco de la novela. Supongo que te refieres a Siete libros para Eva, pero hay que tener en cuenta que esa es la presentación del personaje y da pie a meterme más en su vida y sus circunstancias. Sin embargo, Muerte sin resurrección, por ejemplo, creo que es mucho más directa que La suerte de los idiotas.

Muerte sin resurrección

Te digo esto porque en Siete libros para Eva combinas en perfecta alternancia el secuestro de la joven con una serie de brechas sociales: violencia machista, corrupción, infidelidades. Es una novela más ecléctica, menos negra por decirlo así.

Sí, es lo que te he dicho antes, en Siete libros para Eva era importante conocer al personaje y la propia historia que diseñé requería meterse más en los problemas que la rodeaban. En ese sentido, sí es la menos negra de todas.

Cuando metes a Eva en el zulo y le haces pasar ese sufrimiento, ya sabes que se va a convertir en inspectora de policía. ¿Es como una preparación para convertirla en la investigadora en las otras dos novelas de su serie?

Sí, cuando escribí Siete libros para Eva ya había publicado dos novelas en las que era inspectora de policía.

Siempre me pasa igual. Me alargo y no quiero pasar por alto al Roberto de estar por Ourense. A ti te encanta tu Galicia, ¿eh?

Bueno, nací y me crie en Galicia, es normal que me guste y que aproveche para ambientar mis novelas aquí.

¿Y qué pasa por la cabeza del señor Martínez Guzmán? Háblame de tus próximos proyectos. ¿Cuentas con Lucas?

Sí, la siguiente novela la publicaré este verano y será la segunda entrega de Lucas y después le tocará a Eva.

Y como le pregunté a Mónica Rouanet (y olvidé a Marc R. Soto), en vez de sexo o dinero en la cuenta, como Broncano, yo te pido que te mojes con alguna de mis preguntas: escritor que no tragas o premio que crees que ganarás algún día… 

Escritor, cualquiera de novela negra nórdica, porque no me gusta su narrativa y premio, ninguno. Nunca me he decidido presentar a alguno, por lo tanto, es difícil que me vea como vencedor.

¿Te ha gustado? Compártelo para que las palabras vuelen libres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *