Monica Rouanet
Vis a vis

Entrevista a Mónica Rouanet

Hoy tengo el placer de inaugurar la sección Vis a vis con la alicantina, aunque afincada en Madrid, Mónica Rouanet, cuya brillante y adictiva Despiértame cuando acabe septiembre es candidata a mejor novela negra de 2019 en el festival de Cubelles Noir.

Mónica, antes que nada agradezco enormemente tu disposición y tu tiempo para enfrentarte a este primer careo literario. Si no me equivoco, estás inmersa en una nueva novela.

Hola, muchas gracias a ti por interesarte en mi trabajo. Sí, hay ya una nueva novela que saldrá publicada, también por Roca Editorial, en abril de 2021.

Me encanta cuando afirmas que escribes desde siempre. También cuando explicas que mientras paseas, observas las ventanas y tratas de imaginar la vida de quienes allí habitan.

Siempre me ha gustado escribir, plasmar en papel la cantidad de historias que imagino.

Tu debut editorial con El camino de las luciérnagas fue de la mano de Amazon. Y parece que superaste con creces tus expectativas…

La verdad es que sí. Publiqué la novela pensando que la leerían mis amigos y poco más. De pronto se colocó en los primeros puestos de venta y comenzaron a lloverle comentarios positivos. Fue una experiencia maravillosa.

El camino de las luciérnagas

Pero no fue un camino de rosas. Antes de este boom online, te encontraste con el silencio de las editoriales. ¿Cómo se gestiona ese vacío? ¿Llegaste a pensar que no era lo tuyo?

Las editoriales tardan mucho tiempo en contestar y algunas ni siquiera lo hacen. Eso es descorazonador para cualquier autor, pero no por eso uno debe dejar de confiar en su trabajo. Por supuesto que todos a los que nos ha pasado algo parecido llegamos a desconfiar de nuestra capacidad de escritores. Pero a veces, eso puede llegar a ser positivo, porque hace que nos esforcemos en mejorar. Desde aquí, animo a todo el que sienta el gusanillo de la escritura a seguir intentándolo.

Volvamos a tu irrupción en las primeras posiciones de ventas de Amazon. Ese éxito se convierte en tu trampolín hacia el formato papel. ¿Cómo lo vives?

La experiencia es completamente diferente. Cuando autopublicas, eres tú mismo quien debe encargarse de todo. Tener una editorial detrás te da la seguridad de que han corregido esas pequeñas cosillas que se nos pasan a todos cuando escribimos y que tu trabajo va a estar aún mejor. También te da la oportunidad de ver tu obra en librerías. Pero la autopublicación en Amazon, o en otras plataformas digitales, también me gusta mucho. Como ya he dicho, te ofrece ser tú quien decide cómo y cuándo hacer las cosas. Luego, siempre es el público quien determina.

Después llega Donde las calles no tienen nombre, ya con Roca editorial. No dudaron mucho cuando les pasaste tu novela de sofá…

No, la verdad es que no. La respuesta fue rápida (un mes) y muy positiva. Estoy encantada.

Donde las calles no tienen nombre

Presentaciones, te codeas con autores que admiras y aterrizas en la Feria del Libro de Madrid… como autora. ¿Un sueño cumplido?

Sí, yo creo que ese es un sueño que tenemos todos los que nos dedicamos a esto. Conocer a otros escritores es muy educativo y emocionante. Poder conversar de tú a tú con los autores a los que admiras siempre es un privilegio.

Y finalmente llegamos a Despiértame cuando acabe septiembre. Basta con leer un par de capítulos para darse cuenta de que tus trabajados personajes llevan el mando de la trama.

Jajaja, sí, siempre he dicho que soy una escritora de personajes a los que les suceden cosas. Cuando leo, me gusta empatizar con los personajes, sentir que los conozco de verdad. Eso es lo mismo que intento hacer cuando escribo.

Me llama la atención tu uso de la primera persona en la narración de tu última novela. ¿Cuánto de Mónica hay en Amparo?

Experimento con cada nueva novela. Cambio el narrador, el tiempo verbal… En Despiértame cuando acabe septiembre me estreno utilizando el tiempo presente. En las primeras versiones, el narrador era omnisciente y te juro que me costaba conectar con Amparo, la protagonista. Así que cambié a la primera persona y conseguí recuperarla. Tanto, que muchísima gente me ha escrito para hablarme del personaje y contarme lo cercano que lo han sentido durante la lectura y después de ella.

Nunca pensé que en una novela que podríamos catalogar como negra podría asistir a una MasterClass sobre cómo hacer una buena paella valenciana. ¿Cómo logras unir ambas cosas con tanta naturalidad?

Jajajaja, es que Amparo es así, natural. Me gusta describir a mis personajes con acciones y Amparo tenía que hacer una paella sí o sí. Podría haber contado que es buena cocinera y que sus paellas están buenísimas, pero prefiero mostrarlo y que el lector llegue incluso a saborearlas.

Despiértame cuando acabe septiembre

Tus frases son cortas, tu lenguaje claro, sin mucha floritura. ¿Crees que es la clave para darle ese gran dinamismo que desprende tu narrativa?

Como lectora, ese es el tipo de literatura que me engancha. Me aburren las grandes explicaciones que solo me cuentan sin dejarme ver por mí misma, sin permitirme imaginar. En mis novelas intento mostrar al lector lo suficiente para que sea él mismo quien ponga el resto. El día que lo consiga del todo, lograré el tándem perfecto

Como decía al principio, creo que tu vorágine creativa sigue en marcha. ¿Seguirás en el noir o quizá nos llevemos alguna sorpresa?

De momento sigo por el camino de la intriga. Mi próxima novela, que ya está en editorial, es una mezcla entre el noir y el thriller.

No quiero terminar la entrevista sin destacar tu desempeño profesional. Me da la sensación de que tus vivencias laborales contra la exclusión social ilustran tus palabras. ¿Es también la ficción un espacio de denuncia?

Por supuesto que lo es. Los libros nos dan la oportunidad de plantear y exponer temas que nos preocupan para compartirlos con los lectores.

Mi última pregunta en realidad son dos. Broncano da a elegir a sus invitados entre hablar de su dinero o de sus relaciones íntimas. Yo no seré tan indiscreto pero también te haré elegir: autor que no soportas o premio que te ves ganando en unos añitos… La elección es tuya.

Jajaja, no sé si te refieres a que no soporto como escritor o como persona. No hay nadie a quien no soporte, la verdad. Puede que haya autores que, como escritores, me gusten menos que otros o que, como persona, no sean como los imaginaba, pero nada grave. Tengo entendido que un autor al que admiro profundamente como escritor, no me causaría ese mismo efecto como persona. Me refiero a  Houellebecq, del que he oído ya varias anécdotas, pero no te lo puedo confirmar porque no he tenido la suerte (o la mala suerte) de coincidir con él.

En cuanto al premio, me encantaría ganar cualquiera que diera el público. Ahora mismo, Despiértame cuando acabe septiembre está nominada al premio de mejor novela negra publicada en 2019 en el festival de Cubelles Noir, que se ha retrasado hasta diciembre. Crucemos los dedos.

Te deseo toda la suerte del mundo, Mónica. Desde luego, la novela es extraordinaria y tiene todos los ingredientes (hasta el romero) para lograrlo. ¡Un placer, compañera!

¿Te ha gustado? Compártelo para que las palabras vuelen libres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *