Florencia a través de #loshilosdelatraicion
BLOG

7 lugares que no puedes perderte: Florencia a través de Los hilos de la traición

Sí, lo sé. No es el mejor momento para recomendaros viajar a Florencia, entre otras cosas porque a día de hoy seguimos sumidos en la incertidumbre. Pero pensad una cosa. No sé vosotros, pero en cuanto el COVID19 nos deje en paz de una vez por todas, me piro de viaje. Creo que esta pandemia va a devenir tarde o temprano en un estado de quiero hacer todo lo que no he hecho estos puñeteros meses encerrado en casa.

Y creedme, viajar a la capital toscana siempre es un planazo. ¿La conocéis? ¿No habéis tenido ocasión de visitarla? Da igual, en ambos casos os ofrezco una ruta singular por esta bellísima ciudad a través de las distintas localizaciones de Los hilos de la traición.  ¡Abróchense los cinturones porque despegamos!

Florencia a través de #loshilosdelatraicion

1) Piazza di San Giovanni: ¿Os imagináis tener que escapar del escenario del crimen? En pocos emplazamientos os sentiríais más seguros que en esta idílica plaza en la que se concentran tres de las joyas de la arquitectura florentina: el baptisterio de San Juan, el campanario de Giotto y la catedral de Santa Maria del Fiore. Digo lo de seguros porque siempre está a tope, y no me extraña porque da igual hacia qué lado mires: es pura belleza. Os recomiendo un plano cenital de la plaza, bien desde el campanario o bien desde la fabulosa cúpula de Brunelleschi.

Florencia a través de #loshilosdelatraicion

2) Ponte Vecchio: llamadme loco, pero ni el puente de Brooklyn con Manhattan al fondo me despertó tantas emociones como este tesoro sobre el río Arno. Vale, igual me he pasado. Pero lo que es seguro es que es el puente más caro del mundo. ¡Está lleno de joyerías! Lo cierto es que su atmósfera inmemorial lo hace incomparable a cualquier otro, aunque sólo sea por el misterioso pasillo que lo cruza. Os propongo un juego: seguid el corredor vasariano. Empieza en el Palazzo Vecchio y concluye en el Palazzo Pitti. Cosme I de Médici, una vez caído en desgracia, no quería mezclarse con el pueblo en su paseo diario, así que utilizaba el corredor en lugar de cruzar el puente.  Lo siento, don Cosme, pero yo prefiero patearlo. Y Álex, el periodista de la novela, también.

Florencia a través de #loshilosdelatraicion

3) Galleria degli Uffizi: no es ningún secreto que el museo más famoso de Florencia es el gran protagonista de Los hilos de la traición. ¡Si aparece en la portada! Entre las innumerables obras de arte que atesora, destacan dos auténticas maravillas de Sandro Botticelli: La alegoría de la primavera y El nacimiento de Venus. Pero en mi libro ni uno ni otro te erizará el vello como el terrible suceso que acontece allí. “Álex, ven… Ven cuanto antes a… a la Galleria degli Uffizi. Sala… sala Botticelli. Es urgente”. Prueba a avanzar hacia esta estancia desde el hall junto al río Arno y siente lo mismo que el reportero Folquera en su espeluznante recorrido hasta allí.

Florencia a través de #loshilosdelatraicion

4) Piazza della Repubblica: desde que Hannibal Lecter se paseara por esta glamurosa plaza rebosante de vitalidad, no había merodeado bajo sus arcos ninguna mente tan perversa como la de… ¡Frena, Dani! En este blog lo único que no se permite es el spoiler, así que tiraré por uno de los mejores y más antiguos cafés de Florencia. ¡Sí, exacto! Hablo del Giubbe Rosse, un punto de encuentro de literatos, intelectuales y… ¿periodistas? Claudia y Montse son las intrépidas reporteras que dejarán huella en sus mesas… y también en el desenlace de Los hilos de la traición.

Florencia a través de #loshilosdelatraicion

5) Piazza della Santissima Annunziata: “Cuando Álex recibió la llamada, estaba en la Piazza della Santissima Annunziata. Aquella tarde se celebraba en el Museo Arqueológico…” Allí arranca Los hilos de la traición, en este enigmático lugar que desprende un halo de misterio por sus cuatro costados. “Jalonando los arcos de medio punto del Hospital de los Inocentes descansa una serie de medallones de terracota. En cada uno de ellos, un niño en pañales, abandonado, llama a su madre. En noches de invierno como aquella, sus llantos desesperados desgarran el silencio, atormentando a quienes los contemplan”. ¿Pelos de punta? Ahora te invito a coger Via dei Servi y recorrerla como Álex, tratando de no quedar hipnotizado por el excelso cimborrio de la catedral. Prueba, prueba…

Florencia a través de #loshilosdelatraicion

6) Barrio de Oltrarno: ¿Lograste seguir el corredor construido por Giorgio Vasari? Entonces llegaste al Palazzo Pitti, en cuya explanada Álvaro conoce a Álex, compartiendo ambos desde ese momento su aventura florentina. Pero la paz que brinda el museo y sus inmensos jardines choca con la tensión que acontece en la Piazza Santo Spirito. Sus animados garitos serán testigos de una terrible conversación con un cruel final. Entra en la iglesia y desde allí simula la trepidante huida de los periodistas. Para reponer fuerzas, te recomiendo el tiramisú del Café Volume. Cuando me lo terminé, automáticamente me pedí otro. ¡¡¡Brrrrruuuuuutttaaaaaaalllll!!!

Florencia a través de #loshilosdelatraicion

7) Malmantile: ¿Después de tal concentración de hermosas obras de arte repartidas por la ciudad, has acabado como Stendhal, con el corazón taquicárdico y absolutamente abrumado? Lo entiendo, a mí me pasó lo mismo. En ese caso, ¿qué tal una escapada a la bucólica aldea de Malmantile? Este precioso pueblo amurallado es el lugar de procedencia de Enzo, el tenebroso joven que desata los acontecimientos… “La muralla de Malmantile es una de esas hermosas pinceladas que extraen a la Toscana del mundanal ruido y la vida acelerada y la sitúan en un bálsamo paralelo donde las hojas del calendario caen con sosiego. Con más de 600 años de vida, la porta Pisana ejerce de impávido guardián de la calma con su elevado arco de piedra y sus inquebrantables paredes. La muralla fue concebida para proteger a la ciudad de Florencia de sus vecinos de Pisa y aun hoy luce su esplendor y recibe paciente a quienes se sumergen en su idílica permanencia”.

¿A que ahora te apetece más que nunca plantarte en Florencia? Te entiendo tanto… Espero que mi peculiar guía por la capital toscana te haya animado a dos cosas: visitar la cuna del Renacimiento y leer Los hilos de la traición. Las dos cosas merecen la pena.

¿Te ha gustado? Comparte para que las palabras vuelen libres.

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *