Greta Alonso
Vis a vis

Un café con Greta Alonso, la escritora del momento

Tras leer El cielo de tus días, pocas cosas me satisfarían más en mi vida que tomar un largo café con su autora. Imagino un profuso, interesante diálogo, y poner rostro a la persona que ha absorbido mis sentidos con una novela soberbia. Imposible. Entiendo su anonimato, de modo que me aproximaré a la exitosa Greta Alonso con esta entrevista. Ambientemos al menos. Para mí un cortado. ¿Para ti?

Para mí un café solo, doble y sin azúcar.

Servida la bebida, ya podemos pulsar el botón y retroceder al origen, al punto inicial de tu libro. Mejor dicho, de tu idea. ¿Hasta dónde y cuándo viajamos en la cápsula del tiempo?

El germen de la novela, el origen, fue el personaje de Álex. La idea de un hombre que al despertarse una mañana, se plantea qué está haciendo con su vida. No está satisfecho con su pareja, ni con su trabajo. Además, lo invade una sensación funesta. A partir de esta idea, de este personaje, fue pivotando toda la novela.

El cielo de tus días

En ese esbozo imagino dos ejes: la trama que debe conducir hasta el asesino de Alicia y el magnetismo entre Álex y Natalia que ambos se empeñan en disfrazar. ¿Cuál de ellos tracciona en ese arranque creativo?

En el inicio creativo, para mí, lo más importante fueron los personajes. Ellos son el motor de la trama; sus personalidades marcadas y su pasado, que hacen la trama mucho más verosímil. Son el punto fuerte de la novela, y fueron mi motivo para seguir escribiendo.

El entramado que rodea la reapertura del caso Alicia es monstruosamente complejo, claro que su magnitud es proporcional a la maestría con la que conduces la investigación. Cualquiera diría que llevas años en Homicidios…

No trabajo en Homicidios, me dedico a la ingeniería, pero me documento empleando manuales policiales y bibliografía técnica. Me apasiona la fase documental.

Un café con Greta Alonso

Se nota y eso engrandece tu trabajo. Pero no menos profundo es tu conocimiento de las dos ciudades que vertebran la historia: Bilbao y Madrid. No hablo de localizaciones, sino de sensaciones. Quizá esta frase de tu libro lo defina: «En Madrid llueve distinto […] La lluvia es sucia, apenas fluye».

Madrid y Bilbao. Tan diferentes. La luz, el ambiente, incluso la trama da un giro cuando los personajes se desplazan. Y el viento sur, que preconiza días intensos. El ambiente es importante en la trama, el cielo de los días de los personajes. Y para Natalia, el cambio de ciudad supone un punto de inflexión, un giro en su propia vida.

Y ahora voy a por esos dos inspectores temperamentales, con caracteres muy marcados, y que se atraen como imanes. Ella, Herreros. Él, Brul. Y además eres capaz de situar a este último en una posición comprometida… Eso son unos buenos personajes. Para mí, son claves en la adicción que genera tu novela.

Para mí los personajes son esenciales. A Álex lo mueve una ética compleja; tiene un carácter marcado, pero es cobarde. Se aferra a una vida que no le satisface. ¿Y qué decir de Natalia? Metódica, perfeccionista, autoexigente en lo laboral. Caótica en lo personal, no pide ayuda, no expresa sus sentimientos, y eso le pasa factura. Me gustan los personajes reales, con claroscuros y matices. Los caracteres imperfectos.

Bilbao

Se terminan esos cafés pero podría pasar horas transitando por los entresijos de El cielo de tus días. Hacía tiempo que una novela no me atrapaba tanto como la tuya. Aprovechaba cualquier resquicio en mi ajetreada rutina para sumergirme en tu historia. ¿Un capítulo? Pues un capítulo. Has brillado con luz propia, el mérito es abrumador. También el final. Y el de esta entrevista es este. Gracias de corazón por dedicarme esta velada, Greta. Y por atornillarme a cada página de tu libro…

Gracias por la entrevista, Daniel.

¿Te ha gustado? Compártelo para que las palabras vuelen libres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *